Brenda Judith Caro Cocotle

Investigador independiente.

Ciudad de México

Artes visuales

Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas por la Universidad Veracruzana, Maestra en Museos por la Universidad Iberoamericana y doctor en Museum Studies (Estudios en Museos) por la University of Leicester, Leicester, Inglaterra. Trabajó en la Coordinación Nacional de Artes Plásticas, INBA; la Coordinación de Difusión Cultural, UNAM; el Museo de Arte Moderno, INBA y Casa Vecina, Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México, A.C. y el Museo Universitario del Chopo. Fue profesor en la Universidad del Claustro de Sor Juana y en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. Colabora de manera regular en CAÍN, así como en otras publicaciones como Código y GasTv.

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

Irregular. Con un primer momento que sí dinamizó la administración pública de la cultura, pero su carácter desarticulado y operación de facto como secretaría, sin el andamiaje legal o de estructura para serlo en rigor, lo convirtieron en una dependencia no del todo funcional.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

Abrir un espectro mayor de operatividad para las políticas públicas en materia de cultura y ampliar la infraestructura cultural.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

La ambigüedad jurídica que hizo que los aspectos virtuosos del mismo no terminaran de cuajar, de modo que en vez de ser un intermediario eficaz entre los diversos actores culturales, terminó por reforzar las inercias existentes en el INAH e INBA, y jamás consolidó mecanismos eficaces de democracia cultural.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

El periodo de Sari Bermúdez y el de Sergio Vela.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

No

¿Por qué?

La cultura no es pobre o rica. Si el sentido de la pregunta es si el Conaculta generó condiciones que permitiesen una mejor articulación entre productores, intermediarios y ciudadanos, además de establecer una relación menos clientelar o de extrema concentración y centralización en la cultura, contestaría que el asunto tiene matices.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

7

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

5

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

4

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

6

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

6
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

No

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

No sé

¿Por qué?

No tengo suficientes elementos de análisis para dar una opinión argumentada.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

¿Por qué?

No debería, pero sí. Más de que de censura, de autocensura. Creo se debe a que se tiende a ver el estímulo como un "favor" o "privilegio" por parte del gobierno, en vez de situarlo en su dimensión justa: recursos públicos, derivados de los impuestos, a los que los artistas que, como ciudadanos, tienen derecho (en tanto está diseñado como un estímulo público). Por lo tanto, la única obligación sería el no "jinetear" ese dinero. Nada más.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

No

¿Por qué?

Intactos, no. Creo que el programa necesita ajustes, que debe considerar de manera sistémica el campo cultural en México: analizar qué sucede con las esferas de intermediación, los tipos de consumo, los canales de distribución, las especificidades disciplinares, los mecanismos de participación, etc.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

No sé

¿Por qué?

"Avance" me parece un término errado. Considero que es positivo el que se termine con la ambigüedad jurídica y que finalmente se termine con una simulación (el Consejo operaba como secretaría, no como consejo). El problema lo encuentro en que se instaura de nombre pero sobre una base prácticamente inexistente. El cuerpo legal está desarticulado: estructuras que no son funcionales o que respondieron a otra coyuntura se mantienen. Y no es resultado de una revisión institucional a profundidad. No parte de un análisis real del tipo de política pública que se quiere estructurar en la materia.

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

Los mecanismos establecidos de manera oficial son escasos y discrecionales. No obstante, considero que la comunidad debería: 1) asistir a las audiencias públicas, 2) exigir una mayor participación en las mesas de discusión; 3) leer, conocer y leer los distintos proyectos e iniciativas de ley (no se puede obviar que parte del problema es la ignorancia deliberada de buena parte de los actores involucrados); 4) generar contrapropuestas y agotar los mecanismos jurídicos existentes en el caso de que lo que se estipule resulte en un escenario poco favorable para el ejercicio de los derechos culturales.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

No

¿Por qué?

No, en tanto que el gobierno de Peña Nieto no ha presentado, desde su primer año de gestión, una política cultural articulada y ha tenido una tendencia a privilegiar una concepción de la cultura instrumental, subsumida de manera acrítica a la empresa cultural pero bajo un esquema centralizado, discrecional, y con un aparato burocrático que permite muy pocos procesos democráticos en materia de cultura.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Articulación de circuitos de producción, intermediación, acceso y participación que vinculen a los distintos agentes culturales.
B. Generar una política cultural pública, y no una de "Estado", de manera que se garantice el ejercicio de los derechos culturales en sentido pleno y generar las condiciones para ello.
C. Garantizar no sólo el acceso, sino la participación ciudadana en la cultura y el arte bajo esquemas concretos .

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

Ambos. Uno es parte de lo otro.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No sé

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

Aún no se determina la nueva ruta que habrán de seguir los recursos, e tanto que al convertirse en secretaría (deja de ser un organismo público descentralizado) debe atenerse a lo que dice la Ley Orgánica de la Administración Pública respecto a los órganos centralizados.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

No se tienen mecanismos de transparencia eficaces, ni criterios del todo claro para acceder a dichos recursos. Priva el cabildeo y el "dedazo", así como la improvisación. Los legisladores que realizan la selección por lo general desconocen la problemática de la cultura y el arte, y no existen mecanismos claros respecto a cómo eligen a sus asesores, ni existen mecanismos que obliguen a que estos últimos expongan de manera pública sus criterios, posibles vínculos y conflictos de intereses y su vinculación con determinados actores.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

No lo sé, depende de la forma en cómo se replantee la relación entre ambas instancias. En un primer momento, me parece que es un buen paso ya que permitirá entender las especificidades de ambos rubros, concebirlos con una igualdad de importancia y no como uno dependiente del otro (educación sobre cultura). Pero si dicha separación sólo es entendida en términos de cómo disminuir los recursos par ambos rubros o minimizar uno sobre el otro, la separación será un desastre.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Deben establecerse mecanismos claros en los cuales se demande transparencia, rendición de cuentas, exposición de cara al ciudadano de posible conflictos de interés, y siempre con reglas concretas, mecanismos delimitados y sin olvidar que la Secretaría de Cultura no puede estar al servicio de intereses empresariales.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Revisión de las estructuras administrativas y burocráticas.
B. Articulación de los instrumentos legales en materia de cultura y derechos culturales.
C. Articulación de mecanismos de participación y transparencia eficaces.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Derechos culturales.
B. Relación y mecanismos de participación entre los distintos agentes culturales.
C. Atribuciones, obligaciones y mecanismos de transparencia que permitan establecer una política cultural pública.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

No

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No sé

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Bueno, lo que sucede es que el capítulo 300 se ha ocupado como saco de ropavejero para suplir las deficiencias de estructura. Lo que se debe revisar son las necesidades de estructura por un lado, y, por otro, generar una figura jurídico-administrativa efi
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

Por sí sola, la cultura no puede, ni creo deba, resolver los problemas estructurales que son responsabilidad del gobierno en otras áreas.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

No. El arte y la cultura, y dentro de ellas, los distintos elementos, agentes y procesos que involucran, tienen especificidades que no pueden equipararse. Considero es perverso apelar a esa excepcionalidad para darle como "solución" la aplicación de una lógica contraria. Se debe pensar desde su especificidad y dentro de un marco en el cual la cultura es un asunto de gestión pública y de construcción pública.