Rodolfo Obregón

Director, crítico, maestro e investigador teatral.

Ciudad de México

Teatro

Director de más de 30 puestas en escena de teatro y ópera; responsable de la columna Teatro en "Proceso" durante varios años; maestro de actuación y teoría teatral; autor de 4 libros y una gran cantidad de artículos y traducciones sobre teatro; ex director del Centro Nacional de Investigación Teatral del INBA.

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

Contradictorio. Por un lado ayudó a gestionar mayores recursos e infraestructura para las artes, por otro duplicó funciones (especialmente con INBA e INAH) y aumentó la burocracia.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

La creación del FONCA, aunque su intención primaria, el apoyo a la creación independiente, se pervirtió poco a poco.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

No tocar las estructuras de un sindicalismo corrupto y clientelar y de una burocracia ineficiente. E intentar levantar estructuras nuevas sobre esas bases podridas. El mejor ejemplo: el Centro Nacional de las Artes.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

La creación de la Compañía Nacional de Teatro sobre criterios de amiguismo sin discutir mínimamente el sentido actual del teatro y de lo nacional. Y los escándalos de corrupción y abuso de poder en ese mismo periodo y en el de Consuelo Sáizar...

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

No sé

¿Por qué?

Sería especular.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

6

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

7

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

1

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

4

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

6
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

¿Cuál(es)?

Beca para ejecutantes, 2 Coinversiones, Residencia en el extranjero.

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

No

¿Por qué?

Porque no genera producción en condiciones profesionales que garantice trabajo remunerado y prerrogativas de ley para los creadores. Es un paliativo. Y es particularmente estéril en las disciplinas colectivas como el teatro o la danza.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

(En caso de que quieras agregar algún comentario)

Crea redes de consagración y grupos de interés muy poderosos, tal como lo ha demostrado el investigador Tomás Ejea.

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

No

¿Por qué?

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

No

¿Por qué?

Debe recuperar su carácter original y no servir de subsidio indirecto a otras instancias de la propia Secretaría, como la CNT. Revisar los criterios de designación de jurados y comisiones. Y limpiar sus convocatorias de prohibiciones que, sin embargo, no han evitado violaciones a las mismas.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

No sé

¿Por qué?

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

Debió haber participado antes de la creación y no después de ella. Otra vez se edifica sobre bases torcidas.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

No

¿Por qué?

Porque los recursos asignados no son suficientes ni se plantean someramente la muy urgente reingeniería completa del sector cultural. Un paso político que por supuesto no darán.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Reingienería completa del sector cultural.
B. Fomento y difusión de la creación artística.
C. Regulación del campo cultural y relaciones entre los particulares del sector.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

La descentralización es fundamental, principalmente porque lo nacional no puede ser entendido ya sino como la suma de múltiples identidades.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

Reducir el peso de la burocracia y aumentar la producción.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

Es una aberración jurídica y otra práctica clientelar que debe desaparecer definitivamente.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

Ninguna. Porque hace muchos años que ese binomio no tenía ninguna consecuencia práctica. El divorcio formal sólo pone un acento legal en una vieja separación.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Si por iniciativa privada se entiende la de los individuos que forman parte del sector, de modo intenso. Si en cambio, se trata del capital económico (industrial o comercial), la única función debe ser regulatoria por parte de la Secretaría.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Reorganización del sector cultural.
B. Revisión de las condiciones laborales de la propia Secretaría y del gremio artístico.
C. Relación de la secretaría con otros sectores e instancias gubernamentales con las que se entrecruza su gestión.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Reconocimiento de la diversidad lingüística y cultural.
B. Protección del patrimonio cultural y urbanístico.
C. Apoyo fiscal a las iniciativas e industrias culturales.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Garantía de seguridad social, ahorro para el retiro, generación de antigüedad y demás prerrogativas de ley.
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

Al ofrecer alternativas de diversión, empleo del tiempo libre, espacios de convivencia que enriquecen la percepción de uno mismo y de su entorno; que potencian el desarrollo de un pensamiento crítico o aumentan el conocimiento de la realidad; que ofrecen alternativas frente a un mundo centrado en la producción y el comercio. Pero "regenerar el tejido social" es imposible salvo si se entiende cultura en el sentido más amplio de la palabra que implica educación, urbanismo, medios de comunicación, salud e higiene, formas de convivencia. Lo demás es pura demagogia.

5.2. El acceso a la cultura está reconocido como un derecho humano. ¿Qué debería hacer el Estado mexicano para que esto se cumpla? ¿Cómo hacer llegar la cultura a la mayor cantidad posible de mexicanos? Pero ¿acaso la cultura debe ser “llevada” a los ciudadanos?

Garantizar todas las otras condiciones de vida (como las señaladas en la pregunta anterior). Fortalecer la práctica y el conocimiento de las artes, el pensamiento crítico y la lectura, en la educación formal. Lo demás, en efecto, "vendría" solo.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

La gestión cultural debe obedecer a sus propios criterios de efectividad, pero tampoco hacer de esa excepción un pretexto para la arbitrariedad, el derroche y la falta de transparencia.

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

En primer lugar, abriendo la idea de cultura a expresiones y fenómenos que desbordan los conceptos tradicionales de arte, "alta" cultura y "cultura popular". Ofreciendo alternativas para los distintos segmentos que conforman la sociedad. Buscando vínculos entre la actividad cultural y la educación escolar. Descentralizando realmente la actividad cultural.

5.5. El Conaculta y, ahora, la Secretaría de Cultura nacieron en regímenes neoliberales. ¿Han implementado una política cultural de “derecha”? ¿Existe tal cosa como una política cultural de “izquierda”? ¿Cuáles serían sus características?

El primer enunciado es parcialmente falso. Pudo ser una política cultural de derecha pero que no rompió con las prácticas estatistas y clientelares del Estado mexicano. Supongo que una auténtica política cultural de "izquierda" tendría que romper con esas prácticas y dirigirse principalmente hacia sectores menos o no beneficiados anteriormente con la actividad cultural.

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

Sí.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Resulta alarmante que los encargados de la creación de la Secretaria de Cultura no tomen siquiera en cuenta el conocimiento que sobre el tema de política cultural se genera en universidades, agrupaciones especializadas y en sus propios centros de investigación y formación. Y siga respondiendo a paradigmas anacrónicos del arte, la cultura y la gestión cultural, en el mejor de los casos; o a prácticas y costumbres de la política nacional, en el peor.

6.2. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a tu disciplina artística, hazlo aquí.

La política cultural referida al teatro tendría que rescatar la infraestructura arquitectónica del país (más de 500 teatros según el SIC) y relacionarla con la producción (prácticamente en ninguno se produce teatro de manera sistemática); y fomentar a nivel fiscal la existencia de las salas independientes.

6.3. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a la localidad en que vives o trabajas, hazlo aquí.

La descentralización tendría que operar de igual forma en la Ciudad de México donde la oferta cultural se limita siempre a las mismas zonas de la ciudad.