Alfonso Vázquez Salazar

Filósofo, escritor y profesor universitario.

Ciudad de México

Literatura

Licenciado y Maestro en Filosofía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Profesor Asociado “C” Definitivo de Tiempo Completo de la Universidad Pedagógica Nacional y académico del Colegio de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, donde imparte las asignaturas de “Filosofía Política” y “Filosofía en México”. También es profesor de tiempo parcial en el Departamento de Estudios Generales del ITAM. Sus líneas de investigación son "Filosofía mexicana contemporánea" y “Teorías de la democracia”. Colaborador de diversas publicaciones como Crítica, Estudios, Variopinto, Punto de Partida, Dialéctica, Íngrima y Consideraciones, entre otras. Participó en el libro colectivo: "Cámara nocturna: ensayos sobre Salvador Elizondo".

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

El desempeño del CONACULTA durante los años que van del salinato hasta el gobierno de Enrique Peña Nieto fue mediocre. Al inicio fue visto como una atinada decisión para impulsar el trabajo de los creadores mexicanos, pero también como una medida para encuadrarlos orgánicamente como apoyo moral del régimen político. Después de la novedad, vino la burocratización del consejo y de la asignación de las becas, repartidas como prebendas, y finalmente la lógica de los grupos de poder del campo cultural mexicano se impuso y fomentó una élite que no ha dado los frutos esperados.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

La mayor virtud, dentro de las mediocridades por las que se caracterizó el CONACULTA, fue el apoyo a jóvenes creadores realmente talentosos y sin dinero que merecían el estímulo económico para poder dedicarse a la creación artística y a la escritura. Los contados artistas y escritores que fueron apoyados por el CONACULTA en esas condiciones mediante el sistema de asignación de becas no justifica su ineficacia ni su existencia, pero sí muestra al menos alguna excepción de una lógica basada más bien en la opacidad y en las componendas de los grupos culturales.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

El mayor defecto del CONACULTA fue promover el paternalismo cultural disfrazado de filantropía desinteresada y objetiva, supuestamente basada exclusivamente en los méritos y capacidades de los aspirantes a las becas. Lo que esta lógica propició fue un culto desmedido a la personalidad de ciertos actores relevantes dentro del campo cultural mexicano que en nada ayudó para una urgente renovación de la cultura mexicana ni para nuevas temáticas ni formas de expresión o intervención artística.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

El momento más desafortunado del CONACULTA fue cuando una locutora de la televisión pública llamada Sari Bermúdez llegó a ser su titular. Fue desastroso no sólo por la mera trayectoria profesional de la que llegó a ser su presidenta, sino por los actos escandolosos de corrupción en los que incurrió, como la elefantiásica asignación de recursos para la construcción de la biblioteca "José Vasconcelos" que finalmente tuvo que cerrarse y remodelarse por fallas en la infraestructura.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

No

¿Por qué?

No, porque la cultura mexicana no depende de políticas de estímulo basadas exclusivamente en criterios personalistas o ferozmente subjetivos. Con ello, se consigue más bien fomentar actitudes que promueven la servidumbre voluntaria o cierto tipo de estéticas que no logran salir de cánones impuestos por visiones sesgadas o conservadoras de lo que debe ser el arte o la literatura nacional. En ese sentido, quizá el CONACULTA haya contribuido al fenómeno inverso: a un mayor empobrecimiento de la cultura mexicana por validar la supuesta autoridad de mandarines culturales que deciden a quién sí y a quién no asignarles una beca de creación.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

10

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

1

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

1

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

3

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

8
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

No

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

No

¿Por qué?

No es eficaz porque los criterios de selección para pertenecer al Sistema Nacional de Creadores de Arte no son claros ni transparentes. No hay dictámenes donde se asiente razonadamente la causa por la que un aspirante a ingresar al Sistema no merece estar y por qué otro sí. Mientras siga reinando la opacidad y la arbitrariedad, los resultados siempre serán mediocres y, por lo tanto, se demostrará la ineficacia de dicho programa.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

(En caso de que quieras agregar algún comentario)

Sí, porque los criterios para la asignación de becas depende del visto bueno de cierto tipo de personajes relevantes dentro de la élite del poder cultural de México, lo que significa que para aspirar a un estímulo económico se debe estar en muy buenas relaciones con esos personajes o pertenecer a algún grupo de poder cultural. El mecanismo es ineficaz porque el criterio de asignación de las becas no se basa en criterios rigurosos y objetivos y el proceso de selección es sumamente arbitrario.

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

¿Por qué?

Porque es un sistema basado en las relaciones personales o de grupo donde siempre se privilegiará el quedar bien con los promotores de los becados y, en ese sentido, el beneficiado por el estímulo buscará agradar los criterios estéticos e ideológicos de quienes lo seleccionaron. La censura o la autocensura no proviene del poder político o gubernamental, sino del poder cultural o los grupos de poder cultural que asignan las becas y a sus beneficiarios.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

No

¿Por qué?

Deben transformarse porque de otra forma estarían promoviendo mecanismos autoritarios y sumamente discrecionales que en nada ayudan a impulsar y renovar la cultura mexicana. El proceso de selección debe modificarse y establecer con claridad los criterios para aspirar a un estímulo económico y transparentar las decisiones que se tomen. De lo contrario sólo habría un mero gatopardismo y no se contribuirá a un mayor apoyo a los creadores mexicanos. De prevalecer las mismas prácticas e inercias seguirá premiándose la mediocridad y el compadrazgo.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

¿Por qué?

Porque no sólo es un Consejo que opere de manera discrecional y sin ningún tipo de controles la promoción de las diversas manifestaciones artísticas a lo largo de nuestro país, sino una Secretaría de Estado cuyo titular tendrá que comparecer antes los órganos públicos y legislativos de deliberación pública de nuestra nación como la Cámara de Diputados. Además no realizará sus funciones mediante un Fondo Nacional para el estímulo de las actividades artísticas, sino mediante un presupuesto previamente discutido y consensuado en los órganos legislativos. También tendrá la función de coordinar las actividades culturales y artísticas, y no sólo promoverlas o estimularlas.

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

En primer lugar informándose sobre los cambios administrativos y sus implicaciones, para que con base en una opinión razonada e informada enriquezcan la discusión en función de sus análisis, valoraciones y experiencias propias. Una buena forma de participación es mediante este tipo de foros que se abren en espacios alternativos y que tienen como finalidad no sólo la realización de diagnósticos sino la intención de incidir en la conformación y diseño de dicha Ley General de Cultura.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

¿Por qué?

Porque el diseño de una política o Secretaría de Estado trasciende la gestión gubernamental en turno. Además, la asignación y fiscalización de los recursos públicos depende de un órgano plural, como lo es la Cámara de Diputados, donde ninguna fuerza política tiene mayoría absoluta y donde, por esa razón, todas ellas están obligadas a discutir proyectos y llegar a acuerdos. En una democracia política aumentan los mecanismos plurales del control del gasto público y la supervisión del mismo.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Coordinar, supervisar, difundir, promover y estimular las actividades culturales y artísticas a lo largo y ancho del país.
B. Construir, supervisar y regular la administración de edificios públicos dedicados a la difusión de la cultura y la creación artística como bibliotecas, museos, casas de cultura y escuelas de iniciación artísticas. Adicionalmente, conformar un sistema de profesionalización de la gestión cultural para la administración de tales lugares mediante convocatorias a concursos de oposición abiertos para ocupar dichas plazas.
C. Diseñar un sistema de estímulos para los jóvenes creadores con reglas y criterios claros, alejados de la discrecionalidad y de la opacidad, mediante dictámenes razonados, públicos y transparentes, donde se señalen los méritos y las causas de tales apoyos.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

Debe instrumentarse una política cultural nacional. La descentralización poco o nada sirve para el fomento de proyectos institucionales que repercutan en el beneficio de toda la sociedad mexicana. Si bien, la Secretaría de Cultura tendría la facultad de proponer esa política cultural a nivel nacional, lo recomendable es que la abra a una discusión amplia a todos los sectores para valorarla y enriquecerla. A través de foros de consulta amplios y coloquios nacionales se podría iniciar esa tan importante discusión entre los miembros de la comunidad artística, intelectual y académica del país.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

No se distribuyen de manera apropiada porque no existen criterios claros y transparentes para su implementación. Mientras no se modifiquen esos mecanismos de asignación de los recursos económicos y sean verdaderamente públicos, no se avanzará en una mayor eficacia para atender a la cultura en México.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

Porque la función de la Comisión de Cultura es legislar y asignar recursos públicos para la realización de obras que tengan que ver con la difusión de la cultura y la creación artística, no la de definir cuáles son las obras que se van construir o la forma en la que se van a llevar a cabo. La práctica de los recursos "etiquetados" pervierte la función propia del congreso que es la deliberación de los asuntos públicos y la legislación sobre los mismos; además, fomenta el clientelismo y la opacidad para la supervisión de los mismos.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

La única consecuencia será un atención más concentrada y especializada en los ámbitos de la difusión de la cultura y el impulso a las actividades artísticas en nuestro país, lo que supondría una mayor eficacia en la operatividad de los programas y en la administración de los recintos públicos. Fuera de ello, la cultura seguirá estando ligada al proyecto educativo del país, pues, forma parte sustantiva de éste.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Mediante convenios públicos de colaboración para apoyar proyectos de difusión de la cultura y actividades artísticas y a través de la creación de fideicomisos donde se busque fomentar actividades y programas muy específicos. En esos convenios, el Estado debe siempre establecer los lineamientos y en ningún caso la iniciativa privada.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Creación de recintos públicos destinados a la difusión de la cultura y la promoción y formación de la actividad artística como bibliotecas, museos, centros de lectura, escuelas de iniciación artística y casas de cultura donde se impartan talleres y semina
B. Diseño e implementación de un servicio profesional de gestión cultural para la administración de recintos públicos culturales con la finalidad de eliminar designaciones arbitrarias basadas en las relaciones afectivas y los compadrazgos.
C. Foros de consulta, análisis y deliberación pública sobre la política cultural a ser implementada a nivel nacional desde la Secretaría de Cultura.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Establecer con claridad los criterios para la designación de estímulos económicos a jóvenes creadores y creadores en general, mediante dictámenes razonados y abiertos al escrutinio público.
B. Crear el sistema de profesionalización de gestión cultural para la administración de recintos públicos culturales para que mediante convocatorias de concurso de oposición abierto se asignen las plazas para dirigir tales espacios.
C. Definir con claridad las funciones, lineamientos y controles de la Secretaría de Cultura.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Mejores condiciones laborales, sobre todo, pago a tiempo por los servicios profesionales prestados. Tampoco estaría mal incluirlos al ISSTE y promoverlos para ser posibles candidatos de un eventual sistema profesional de gestión cultural de recintos públi
 

5. Generales

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

La mejor forma de democratizar el acceso a la cultura es mediante la creación de un sistema profesional de gestión cultural para la administración de los recintos públicos culturales o para la coordinación de programas de difusión de la cultura que cuente con verdaderos profesionales de la cultura y la educación. Mediante este servicio profesional se asignarían y renovarían los puestos de dirección y coordinación a través de convocatorias públicas de concursos de oposición abierto para que filósofos, historiadores, bibliotecólogos o licenciados en lengua y literatura hispánica, por ejemplo, participen y realicen las pruebas y exámenes que les otorguen el perfil y la certificación necesaria para ocupar las plazas y las vacantes de todo el sistema cultural del Estado mexicano. Asimismo, se establecerían los lineamientos para permanecer en el sistema profesional de servicio cultural y se propiciarían los mecanismos de evaluación y actualización pertinentes. Pienso que de esta forma se iría conformando un cuerpo de servidores públicos verdaderamente profesional que se encargue de difundir la cultura y acercar a la población a los recintos culturales mediante estrategias y mecanismos atractivos y contextualizados. Las consecuencias de la creación de dicho servicio, serían entre otras cosas, la eliminación de la asignación de puestos directivos mediante relaciones afectivas y decisiones discrecionales y se garantizaría que el personal ejecutivo cuente con el perfil necesario para el desempeño de tales funciones. Tal servicio profesional cuenta con símiles en la Secretaría de Relaciones Exteriores, el INE y recientemente en el sistema educativo con el denominado sistema de profesionalización docente. Hay que retomar la lección vasconceliana de crear los cuadros profesionales para llevar a cabo verdaderas misiones culturales que extiendan el arte y la cultura a la población mexicana. Igualmente, no estaría mal que los artistas y creadores revisen también su forma de plantear la relación con el público y que haya mayores espacios para difundir su trabajo en los medios de comunicación masiva, particularmente, la televisión.

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

Pienso que sí, el Estado debe regular más a los medios de comunicación masiva como la televisión o la radio para que aumentan su oferta cultural y diversifiquen sus contenidos. Ciertamente, el rol que juega Internet y las novedosas opciones para la generación de entretenimiento que ha abierto, han obligado a los medios de comunicación tradicionales a replantear sus contenidos de cara a una audiencia pública cada vez más exigente, pero definitivamente el Estado mexicano tiene que asumir una posición más activa frente a estas industrias culturales e intervenir para que dediquen más y mejores espacios para la difusión de la cultura y el arte en México.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Pienso que la política cultural del Estado mexicano debe contemplar también la difusión y promoción de la filosofía. A esta disciplina generalmente se le excluye de la difusión cultural y se privilegia más a disciplinas artísticas como la literatura, la música o el cine, sin reconocer la importancia y las aportaciones fundamentales que la filosofía y el pensamiento han tenido para la cultura mexicana desde la conformación de México como nación política independiente. Pensar la manera en que la filosofía pueda ser significativa para la población en un momento en que la vida democrática requiere una ciudadanía más crítica, racional y exigente, debe ser una prioridad de cualquier política cultural a nivel nacional. La difusión de la filosofía podría hacerse mediante talleres de discusión filosófica, conferencias, coloquios, conversatorios, diálogos multidisciplinarios, programas de televisión y radio e intervenciones comunitarias basadas en la problematización, la reflexión y las preguntas con sentido crítico, entre otras tantas estrategias e intervenciones.