Eduardo Abaroa

Escultor, escritor,

Ciudad de México

Artes visuales

He trabajado en escultura y escritura por 23 años. Hago exposiciones y textos.

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

No conozco todo lo que ha generado el Conaculta, pero creo que fue un proceso complicado. Hubo cosas que no funcionaron bien. Y otras que funcionaron bien pero con resultados muy parciales. Mi impresión es que fue un aparato para estimular la producción cultural, pero creo que poco incluyente y que en algunos casos de plano resultó un desastre.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

La virtud del Conaculta fue estimular la pluralidad de opiniones y la capacidad de dejar la gestión cultural en manos de los productores y gestores independientes, o relativamente independientes. No sé con qué eficacia puede medirse esto a nivel nacional, pero a nivel local y en artes visuales, que es lo que conozco, su manera de distribuir los recursos rindió muchos frutos, algunos de los cuales son notables. Hubo también mucho desorden y entropía.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

Fue una institución para estimular la alta cultura, en detrimento de otras manifestaciones que quizá son más populares o bien son más desvalidas. El sentido amplio de cultura se les escapa. En algunos casos la alta cultura se comportó como una mafia, repartiendo recursos a cambio de alianzas y complicidades. Y por otro lado, el Conaculta sigue comportándose de forma discrecional en muchos casos. La forma de incluir a la iniciativa privada fue inadecuada, quizá la idea no fue mala pero creo cada vez más que fueron demasiado lejos en permitir el control de privados y aceptar su dinero.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

Justo al final, en ésta administración.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

No sé

¿Por qué?

El hubiera no existe, imposible saberlo.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

3

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

4

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

4

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

4

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

3
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

¿Cuál(es)?

Jóvenes creadores, Sistema Nacional de Creadores, coinversiones con un grupo.

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

No

¿Por qué?

Creo que en general deberían exigir más a los artistas, y dar más becas con menos dinero cada uno. Deberían exigir a los artistas que den obras a cambio de su beca. El programa es inequitativo y a veces ha habido hasta problema de discriminación por género, como el año pasado en que hubo tres jurados hombres. Debe haber equidad.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

(En caso de que quieras agregar algún comentario)

El hecho de ser artista, escritor, etc. ya implica que hay un privilegio. En cuanto a la justicia de los jurados, creo que a veces funcionó y a veces no. Cuando yo fui jurado me di cuenta de que sí se trataba de ser imparcial. Un mecanismo colegiado es el menos malo, por así decirlo. No se me ocurre como hacer esto de manera menos selectiva. Por otro lado para mí es un misterio quién selecciona a los jurados y bajo qué criterios. Creo que ahí se deciden muchas cosas en secreto que yo no entiendo.

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

¿Por qué?

En parte sí. Hay gente que cree que no se la darán si se rebela. Otros más saben que si dan mucha lata se las dan con más razón. La autocensura sí existe y sí puede ser inconsciente, pero no todos los que reciben una beca actúan de la misma manera, ni tienen los mismos valores. No es posible establecer causas y efectos tan claros. No creo que valga la pena hacer de las becas un pecado, hay gente que simplemente está de acuerdo con el gobierno o con lo que es el sistema en general. Y también hay gente que aprovecha estas becas para afilar sus navajas en términos críticos. No se puede generalizar.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

No sé

¿Por qué?

Habría que ver qué enfoque tendrá esta Secretaría, podría ser que invente nuevos procedimientos e instituciones para estimular los problemas económicos de los artistas y similares. Si la secretaría de cultura tomara como su responsabilidad respetar y estimular la diversidad cultural de México y no sólo el de una élite intelectual, el sistema de becas tendría que modificarse.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

No sé

¿Por qué?

Porque todavía no sé qué quieren hacer. Hay mucha confusión al respecto. Creo que en el primer borrador que vi hay ventajas y desventajas.

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

Habría que hacer comités voluntarios con poder de decisión. No se trata de cortesanos alrededor de un monarca sino de gente trabajando en equipo. No sé si sabrían convocar a esto, y por otro lado las comunidades de artistas están tan divididas que quizá no se prestarían al ejercicio. Por otro lado la ley es un asunto realmente complicado cuya efectividad real solo puede garantizar un abogado especialista. Los artistas podrían reunirse en grupos asesorados para tal efecto.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

¿Por qué?

Podría garantizar la libertad de expresión, en primer lugar. Libertad de gestión de los museos, transparencia, equidad de género, etc. Peña Nieto no es el dueño del Gobierno. Más que boicotear las instituciones hay que tomarlas, me refiero a verdaderamente tomarlas y enfrentar los abusos trabajando con las instituciones y sin ellas.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Yo creo que la vocación de la cultura en torno a la educación no debe perderse, sino optimizarse. Pero se trata de un sentido amplio de educación y no la farsa que ahora ejecuta la SEP. El Estado, en efecto, tiene que estimular la cultura que en México se está perdiendo por el matiz eficientista y empresarial de los políticos neoliberales. Debe ayudar a defender las prácticas y los monumentos que son valiosos desde el punto de vista cultural, y evitar soluciones comerciales y turísticas que destruyan en vez de preservar.
B. Debe administrar correctamente los recursos a ella asignados, vigilando la justicia laboral, la eficiencia, la transparencia y la pertinencia de los proyectos. Siempre habrá pugnas por la dirección de los proyectos, en esto la secretaría debe ser independiente y valiente ante los gobiernos federal y estatales.
C. Una función de esta secretaría es apoyar los proyectos culturales diversos y no solo los de la agenda estatal cualquiera que esta fuera. Lo ideal es que propicie el intercambio, la equidad, la pluralidad y la tolerancia entre grupos diferentes.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

Habría que coordinar ambos enfoques. El énfasis debe ser regional para evitar el centralismo de siempre. La política cultural nacional implica el pluralismo y el respeto a la diversidad cultural tan extrema como se vive en México. Tal propósito debería ser una política de Estado y no solo de una secretaría. Pero un sentido amplio de cultura para tomar decisiones gubernamentales de diversa índole debe ser promovido desde la secretaría.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

Hay que buscar una visión de la cultura menos monolítica y jerárquica y más dinámica y plural.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

Tengo entendido que todo esto es una manera de controlar recursos y hacer componendas y complicidades. Todo ello vulnera la institucionalidad y la legalidad. Hay que evitar la discrecionalidad porque es fuente de la inequidad y la corrupción.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

No debe haber esta separación, el problema no es que el énfasis en la educación estorbe. El problema era político y administrativo. A pesar de sus muchos errores teóricos, por ejemplo su versión del mestizaje, el proyecto vasconcelista, en su fase original, tenía algunas propuestas rescatables que podrían optimizarse hoy.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Siempre que la iniciativa privada quiera colaborar lo haría a título de altruismo, sobre todo si se deducen impuestos. NO pueden definir lo que es relevante ni tener más control que las instituciones. Es decir, someter la difusión y producción culturas al mercado y a la publicidad es un error, el peor. Los museos no pueden ser lugares de propaganda y lucimiento de los empresarios porque esto genera una hegemonía de sus agendas, así sean relativamente bienhechoras. El empresario está acostumbrado a que "el que paga manda" pero para mandar tendrían que hacer sus propias instituciones privadas. Algunas colecciones son muy benévolas, pero aún allí habría que ser más crítico y plantear otras alternativas para hacer de ésta relación una verdadera ventaja.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. La agenda digital es también de Carlos Slim. Es una apuesta que tiene que ser desarrollada, pero no así, no por estas personas y su mentalidad corporativa.
B. Debe existir una manera de hacer confluir, confrontar las manifestaciones culturales de grupos diversos, y no de generalizar un canon de arte centralizado.
C. Sería bueno entender el concepto de lo que hoy se llama patrimonio o herencia bio-cultural y defenderlo. Esa es la prioridad hoy en sentido cultural.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Acotar la discrecionalidad y afianzar una institucionalidad fuerte y una transparencia.
B. La secretaría tiene como meta apoyar la libertad de gestión de las instituciones que beneficia. No puede ser un instrumento de una agenda política del partido en turno sino un proyecto transexenal más amplio.
C. Entender que la difusión cultural debe ser plural y que su papel será administrativo más que ideológico.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No sé

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Pues lo mismo, mejor deberían respetar sus derechos laborales, pagarles a tiempo, permitirles ser sindicalizados, formar nuevos sindicatos, etc. Aunque parece que la tendencia es al revés.
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

La cultura a secas, no. Pero si hay un proyecto de desarrollo educativo y cultural con posibilidades de trabajo y crecimiento, de auto-realización, es un buen punto de partida. Hay que liberar eso que no se considera cultura, pero que sí lo es, los medios de comunicación masiva.

5.2. El acceso a la cultura está reconocido como un derecho humano. ¿Qué debería hacer el Estado mexicano para que esto se cumpla? ¿Cómo hacer llegar la cultura a la mayor cantidad posible de mexicanos? Pero ¿acaso la cultura debe ser “llevada” a los ciudadanos?

La secretaría no puede llevar la cultura, tiene que fomentarla, propiciar el desarrollo de las facultades intelectuales, sensibles, corporales de las personas.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

No. Un Estado que pretende la equidad no puede regirse por el mercado porque éste siempre tiende a la concentración de recursos y poder de toda índole. El Estado es un contrapeso a esta desigualdad creciente del capitalismo, si se comporta solo como aliado de los grandes capitales y el mercado, no tiene mucha diferencia. La lógica empresarial está destruyendo el mundo.

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

Regenerando el lazo entre el estado y los medios de comunicación masiva. La cultura puede transmitirse por televisión pero para ello no basta el esquema viejo del 22 y similares, que no sirven. Se necesita algo como la BBC en el Reino Unido, algo dinámico. También debe defenderse la neutralidad del internet. Se debe abolir la diferencia entre alta y baja cultura para introducir la noción de cultura impuesta y generativa o participativa.

5.5. El Conaculta y, ahora, la Secretaría de Cultura nacieron en regímenes neoliberales. ¿Han implementado una política cultural de “derecha”? ¿Existe tal cosa como una política cultural de “izquierda”? ¿Cuáles serían sus características?

Pues sí, desde luego, puede ser menos enfocada en el mercado, menos católica y racista, menos dada a la represión sexual y étnica. Puede buscar la igualdad de derechos y la equidad en todos los sentidos. La derecha es simplemente el abuso del poder. Aunque hay matices, la tendencia es ésa, en resumen.

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

No entiendo bien la pregunta, pero sobre todo debe evitarse que una industria cultural se aproveche del beneficio del estado de manera indebida o corrupta. Hay que hacer lineamientos y cumplirlos sin importar el poder del funcionario o las empresas.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Pues sí, desde luego, puede ser menos enfocada en el mercado, menos católica y racista, menos dada a la represión sexual y étnica. Puede buscar la igualdad de derechos y la equidad en todos los sentidos. La derecha es simplemente el abuso del poder. Aunque hay matices, la tendencia es ésa, en resumen.