Otto Minera

Dramaturgo.

Ciudad de México

Teatro

De todo un poco (o un mucho) en el teatro: profesor, director, dramaturgo, traductor, productor.

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

Se hizo mucho. Sin embargo, no suficiente.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

Existir. Iniciar la tarea de coordinar las tareas.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

Un cierto estancamiento en sus propósitos. Pronto dejó de avanzar. Dejó de plantearse metas más amplias, ambiciosas.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

La (auto) elección de Sari Bermúdez.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

¿Por qué?

Sin una institución que cumpla funciones de coordinación, la dispersión de planes y esfuerzos sería lamentable.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

8

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

5

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

6

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

7

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

8
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

¿Cuál(es)?

Fomento a la traducción, México en escena, SNCA.

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

¿Por qué?

Protege a los creadores, protege a la creación. Cuida que no se cometan abusos, vigila el cumplimiento de las obligaciones contraídas. Retribuye a la sociedad los apoyos entregados.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

No

(En caso de que quieras agregar algún comentario)

Hasta donde sé, no es así. Yo mismo he sido jurado y, en esas ocasiones, no ha sido así. Aquí el problema, a mi juicio, es de fondo. Es como el caso del atraso educativo en Chiapas, Guerrero u Oaxaca. Hay asimetrías en el país. Las hay en la cultura y las artes, previas al otorgamiento de las becas. Problema de fondo a enfrentar y resolver.

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

No

¿Por qué?

No necesariamente. Allá cada quien.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

¿Por qué?

Más fortalecidos. Sometidos a crítica y, de ahí, fortalecidos, perfeccionados.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

¿Por qué?

La nueva autonomía legal, institucional, presupuestaria, ofrece mayor libertad para tomar decisiones (e implica mayor responsabilidad para lograr resultados satisfactorios).

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

Exigiendo que sea revisada por creadores y especialistas antes de ser promulgada.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

¿Por qué?

Con los dineros que se tengan, los que sean, se pueden hacer muchas cosas (bien). En este gobierno o en cualquiera –o no, en este gobierno o en cualquiera–. Otra cosa es ver si los recursos son suficientes. Sobre todo, suficientes ¿para qué? Suficientes para hacer ¿qué?

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Reducir las asimetrías en el país para el ejercicio y el goce de la cultura y las artes.
B. Aumentar las posibilidades de intercambios internacionales, de aquí para allá, de allá para acá (estudios, prácticas, observaciones), sobre todo para los jóvenes.
C. Con todo cuidado, atención y seriedad, fomentar la crítica de las artes. Propiciar la formación de críticos de las artes. Propiciar la distribución amplia de la crítica de las artes.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

Ambas. Por un lado, un plan maestro (nacional) que pueda aprovecharse de los planes regionales; por otro, planes regionales que, sin irse por su lado a su arbitrio o capricho, tengan cercanía con su entorno y enriquezcan el plan maestro y armonicen con él.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No sé

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

Con el ojo puesto, y mantenido ahí, en la excelencia artística, en exigirla, en buscarla, en propiciarla (y no dar paso al más o menos; no al tirar los recursos a la basura con actividades inútiles o despreciables), cubrir el territorio nacional.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

¿Qué nos asegura que saben qué hacen? Simplemente, ¿por qué está en esas manos decisión alguna referente a las artes y la cultura?

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

No hay en ese binomio una concatenación fatal. Si hasta los siameses a veces se dicen adiós. Ése no es el problema a mi juicio. Siempre que cada ámbito cumpla con sus responsabilidades.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Identificar proyectos que tengan mérito indudable y posibles consecuencias benéficas de buen calado. Entonces, buscar esta colaboración.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Formación artística.
B. Formación de públicos.
C. Circulación de obras artísticas.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Difusión de las artes y la cultura.
B. Espacios profesionalizados para las artes y la cultura.
C. Artes y cultura de la más alta calidad para los niños desde las primeras edades.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No sé

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Estímulos al mérito. Servicio civil de carrera.
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

Sí, en la medida en que la cultura que se ofrezca tenga el "poder" que deriva de la excelencia y profesionalidad con que se ha hecho. Si no, nomás damos y nos dan atole con el dedo. Y todo se estanca o va para atrás, como casi siempre hasta ahora.

5.2. El acceso a la cultura está reconocido como un derecho humano. ¿Qué debería hacer el Estado mexicano para que esto se cumpla? ¿Cómo hacer llegar la cultura a la mayor cantidad posible de mexicanos? Pero ¿acaso la cultura debe ser “llevada” a los ciudadanos?

Si lo que se ofrezca realmente vale la pena, los ciudadanos se acercarán por su propio pie. Si no, con toda razón no lo harán. Como casi siempre hasta ahora. Véase 5.4.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

La cultura no debe evadirse de "dar resultados" (conmover a sus posibles consumidores, que se retiren convencidos de volver). Es decir, los creadores de "productos" culturales deben construir puentes transitables y permanentes entre ellos y sus consumidores. Las instituciones públicas deben "puentear" entre la cultura y sus consumidores en la medida en que no haya puentes ya levantados, o haya obstáculos.

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

Salvando los obstáculos. En primer lugar, la exigencia de calidad. Luego, lo que oculte o estorbe. Promoción, buen estado de los espacios culturales, precios adecuados al bolsillo de cada quien para que nadie quede fuera por esa razón.

5.5. El Conaculta y, ahora, la Secretaría de Cultura nacieron en regímenes neoliberales. ¿Han implementado una política cultural de “derecha”? ¿Existe tal cosa como una política cultural de “izquierda”? ¿Cuáles serían sus características?

¿Buenos y malos? Hay realidades políticas y económicas. Hay quien en ésas halla que puede sólo ver para su santo, porque no hay alguien que, sabiéndolo, se lo impida; y hay quien se entera tarde de que ya se lo llevaron al baile. Una política cultural que valga la pena contribuye a evitar que estas cosas pasen.

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

Como todo "business", los intentos de construir plataformas independientes o privadas para el despegue y desarrollo de la creación deben poder jugar un juego de reglas claras, un juego limpio. Con reglas justas, adecuadas al caso, y confiables, permanentes. Un juego limpio: sin abusos corruptos, extorsiones, arbitrariedades. El papel del Estado frente a las industrias culturales, como frente a cualquier otra clase de industria, entonces, debe ser crear esas reglas y ver que se cumplan indefectiblemente. Todavía no es así. A ver si la Secretaría de Cultura se echa este trompo a la uña.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Respecto al inciso 4.2: debe haber una consulta ¿nacional? ¿O sea? Debe haber una consulta seria, eficaz, útil. No debe haber en esto demagogias. ¿A cuántos hay que preguntarles? Entre menos mejor para evitar pantanos asfixiantes de respuestas sin fin, de 99% de respuestas basura. Pero eso sí, se buscaría en cada caso a quien pueda dar respuestas pertinentes, atinadas, útiles, centradas. Respecto al inciso 4.3: no sé si se alterarían, pero deberían hacerlo en lo que tiene que ver con la calificación y la productividad de los trabajadores sindicalizados. No todos, desde luego, pero en tantísimos casos el burócrata o trabajador sindicalizado abusa del hecho de contar con una plaza prácticamente inamovible en complicidad con su sindicato.

6.2. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a tu disciplina artística, hazlo aquí.

El país enfrenta, quizá como de costumbre, graves carencias, en general, y en la vida artística y cultural en particular. No estamos como para ir pasito a pasito y quién sabe si en la buena dirección. Hace falta decisión para transformar de verdad la realidad actual del teatro. Para llegar regularmente a ese 91% que no ha visto una obra de teatro profesional y artístico. Esta necesidad, esta urgencia, es lo más necesario, lo más urgente, a colocar sobre la mesa de las instituciones y de la gente de teatro.

6.3. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a la localidad en que vives o trabajas, hazlo aquí.

La infraestructura cultural en las delegaciones de la CDMX es pobrísima, y está en franco abandono y descuido. Físicamente, los espacios están para dar pena. Pero también da pena su uso, su utilización: las actividades suelen ser prescindibles, lamentables. Faltan espacios, desde luego, pero los que por ahora hay, son de los que están más cerca de la gente, directamente de sus casas. Es un triste y enojoso desperdicio. Una ausencia completa de política cultural. Lo que pasa en la CDMX se repite, en general, en los estados. Por ello, es delicado el asunto de los planes regionales.