Anónimo

Historia del Arte, Curaduría, Gestión en museos.

Ciudad de México

Artes visuales

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

Desde la perspectiva estricta del sistema de museos adjuntos al INBA, el Conaculta se desempeñó como un organismo -supuestamente- coordinador que, en cambio, operaba en una dinámica vertical de estructuras. En función de quien fuese el Secretario de Educación Pública en turno, el INBA tuvo más o menos independencia de Conaculta, pero los estatutos de cómo debía operar la relación entre los organismos desconcentrados y el Conaculta nunca fueron 100% claros y, por tanto, entorpecía la claridad de las políticas culturales en relación a su sistema de museos, campo específico desde el que prefiero analizar la pregunta. La gran pregunta que subyace es: cómo se definirá la relación entre los hoy aún organismos desconcentrados -como el INBA e INAH- y la Secretaría de Cultura.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

La creación del FONCA y su sistema único en el continente de soporte a la producción artística. En el siglo XXI este sistema exhibe vacíos, imperfecciones, nuevamente políticas no definidas que están generando descontento en la comunidad de creadores; de cualquier forma es una institución que se debe perfeccionar pero celebrar su existencia.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

La falta de coordinación en materia de políticas culturales claras con el INBA; las diferencias entre Conaculta e INBA afectaron la concreción de un programa consensuado que llevase a nuestros museos hacia un lugar de competitividad notoria en el siglo XXI. Si la práctica artística de nuestros creadores se encuentra posicionada a nivel global, no ha ocurrido lo mismo con el sistema de museos que debería darle cabida. En otra lectura del planteamiento, el problema es que el Conaculta no supo dar un salto de un Consejo estrictamente nacionalista hacia uno que debía negociar la arena entre lo local-nacional y el escenario internacional-global.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

Los momentos más desafortunados de Conaculta fueron aquellos episodios en los que el organismo intentó crear un sistema de poder vertical alejado de sus creadores, pensadores y especialistas; fortaleciendo estructuras de representación nacionalistas que no sobrepasaron las mejores políticas culturales post.revolucionarias.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

¿Por qué?

Conaculta significó un pase de avance en relación a la claridad presupuestal que debía emitir la Secretaría de Hacienda hacia el subsector cultura. Sólo desde esta perspectiva, resultó un pase adelante.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

6

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

4

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

3

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

3

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

5
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

¿Cuál(es)?

Proyecto de Co-inversión 2001.

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

¿Por qué?

Insisto, hoy necesita ser revisado y establecer lineamientos de acceso a la información muy transparentes, pero sigue siendo un proyecto que ha permitido a generaciones de creadores mexicanos, desarrollar un proyecto serio de trabajo.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

(En caso de que quieras agregar algún comentario)

Es notorio en las tres últimas ediciones que el programa del FONCA necesita una revisión a fondo que permita recobrar su anterior credibilidad. Los artistas con una postura crítica frente a la sociedad y a las políticas culturales están siendo castigados, tampoco se observa una política de igualdad de géneros.

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

No sé

¿Por qué?

Es muy probable que esté ocurriendo. Si se analizan los creadores que se están viendo beneficiados y aquellos que han quedado descartados en las tres últimas ediciones, cuando menos me atrevería a señalar que las posturas críticas del arte frente a la sociedad y a la política, están siendo castigadas.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

¿Por qué?

Deben fortalecerse pero, sobre todo, debe revisarse a fondo. Por ejemplo, no existe una categoría que premie y permita el desarrollo de la producción curatorial, la escritura crítica queda muy endeble como categoría al verse obligada a concursar en el campo literario, y los programas de co-inversión están predestinados a un proyecto ya existente y gestionado, no a la posibilidad de apoyar un proceso de investigación y producción intelectual.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

¿Por qué?

La Secretaría debe gestionar una ley de cultura inclusiva que no se realice tras bambalinas, sino que debata y dote a las instituciones de herramientas para avanzar hacia una competencia en relación a los sistemas de museos internacionales como el de Inglaterra, Francia o España. (Nuevamente me ubico desde el campo museístico que es el ejemplo que me permitiría aportar al debate). Pero desde una perspectiva macroeconómica, la creación de un nivel de Secretaría para el sector cultural puede significar, a futuro, una gestión muy fuerte en relación al papel de las asignaciones presupuestales, en relación a los tiempos en que podrían ser asignados y ejecutados. Por ejemplo, el conocido inicio de año "muerto" en materia de fluidez de recursos para el sector cultura, podría desaparecer; al menos ya no existiría la mano de una Secretaría de Educación Pública que retrase la llegada de los fondos. Entonces podríamos comenzar a pensar en 12 meses reales de producción y gestiones culturales, en vez de los 9 que en la actualidad operan.

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

La comunidad está lista para ser parte de un debate horizontal, las políticas verticales no han permitido que la institución se democratice y que los agentes y pensadores logren aportar ideas concretas a una ley que nuevamente pareciera enunciarse desde el poder institucionalizado y sin elementos que hablen de vitalidad, sino más bien de un estancamiento en los años ochenta del siglo XX.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

No sé

¿Por qué?

Las afectaciones presupuestales en la actualidad, han sido de las peores, al menos, en los tres últimos sexenios. La inestabilidad en las asignaciones ha debilitado la conformación de una comunidad profesional comprometida con el sistema de museos del INBA. Si analizamos el papel que juegan hoy los museos del INBA, frente al sistema de museos de la UNAM y al de museos privados del país, el INBA se encuentra en una franca desventaja con profesionales mal pagados y sin garantía de poder conservar sus puestos de trabajo por más de 10 meses... Por otra parte, en medio de los tiempos políticos que estamos viviendo, el nacimiento de la Secretaría de Cultura debe priorizar y crear mecanismos claros transparencia.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Analizar su plataforma laboral, qué tipo de profesionales tiene contratados, si se trata de personas de confianza o de profesionales que puedan estar aportando ideas que estructuren esta nueva secretaría. La Secretaría de Cultura debe apostar por contratar la misma calidad de excelencia de profesionales que contrata, por ejemplo, la Secretaría de Hacienda.
B. Analizar cómo se ejercen los presupuestos asignados al sector cultural. Establecer un sistema de transparencia que nos indique dónde y cómo se están ejerciendo los recursos existentes.
C. Generar políticas culturales que se adecúen a una nación que forma parte de un sistema global y busca ser competitiva dentro del mismo.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

No pareciera que un modelo único pudiera funcionar y ser exitoso. Los tiempos indican que la necesidad de balance daría paso a programas que operen en rangos más amplios de inserción socio-cultural. El modelo rizomático nos queda claro que ha fracasado, pero el vertical es arcaico, de tal suerte que buscar cruces de estructuras podría ser más valioso.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

Debería responder a un estudio serio de cómo impactar en la sociedad, no de cifras que muchas veces resultan inútiles y que, en materia cultural, nunca han sido muy productivas.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

Porque siqueira conocemos muchas de las instituciones que obtienen estos recursos, tampoco los montos tan elevados que les son asignados. En cambio, las gestiones de las instituciones culturales hacia la Cámara han sido casi nulas, en el año 2014 la iniciativa de una colega ajena al sistema de museos del Conaculta-INBA, permitió que muchos de nuestros museos recibieran fondos etiquetados que resultados trascendentales en el año del peor recorte presupuestal hacia el sistema de museos públicos, o sea, me refiero al año 2015.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

Desde una perspectiva operativa, la Secretaría de Cultura, pareciera poder convertirse en una herramienta burocrática trascendente para el sector. Pero también será una posibilidad de restablecer políticas educativas-culturales que ya estaban en desaparición: la Secretaría de Educación Pública dejó hace muchos años de incorporar el sistema de cultura pública en la formación educativa de nuestros jóvenes; entonces sería la oportunidad de revisarla y establecer un programa de cómo colaborar, sin paternalismos, sino en niveles de aprendizajes paralelos.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

Este es un tema aún complejo y poco definido; preferiría no opinar porque no tengo herramientas ni experiencia que me lo permita.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Legislar sobre todos los tópicos que limitan -incluso- a la propia agenda digital, por ejemplo: derechos de reproducción, derechos de autor, derechos de propiedad intelectual.
B. Atender el serio problema laboral que mantiene a un porcentaje altísimo de los profesionales que generan "inteligencia" en las peores circunstancias de derecho laboral.
C. Análisis a fondo del sistema que pareciera colapsar cada vez que una nueva crisis de las finanzas públicas se avecina. Los sistemas culturales -como cualquier otro sistema- debe operar en cualquier escenario económico; someterse al desconocimiento, y a lo
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Legislación patrimonial, intelectual, de derechos y de producción artística.
B. Educación artística.
C. Mecanismos de transparencia y claridad para el análisis de cómo se distribuyen fondos y sus porqués.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Contrataciones con derechos laborales de seguros, pero también un contrato legal que responsabilice al trabajador a realizar sus labores. El hoy conocido como "capítulo 3000" tiene un doble filo: por un lado desprovee al trabajador de cualquier derecho pe
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

La cultura no regenera el tejido social, como tampoco lo hace la economía o la educación; se trata de acciones entrelazadas en las que la cultura puede jugar un papel trascendental. Las instituciones museísticas, por ejemplo, ofrecen estructuras de pensamiento que el sistema escolar no logra abarcar, se trata de instituciones que generan "opciones de pensamiento y de conductas sociales".

5.2. El acceso a la cultura está reconocido como un derecho humano. ¿Qué debería hacer el Estado mexicano para que esto se cumpla? ¿Cómo hacer llegar la cultura a la mayor cantidad posible de mexicanos? Pero ¿acaso la cultura debe ser “llevada” a los ciudadanos?

Es acá donde tenemos la oportunidad de rediseñar un sistema inteligente de intercambio con la Secretaría de Educación Pública del país, que es encargada de regular las obligaciones de todo el sistema educativo del país.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

Esta pregunta es simplemente innecesaria porque sabemos que el sistema empresarial no ha sido de buen resultado en ninguna institución del mundo, al menos no en el debate al que apunta este cuestionario. Entonces, prefiero no adentrarme en ella.

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

Nuevamente, son políticas de estado, México no es la excepción sino que forma parte del esquema general con el que se construye la sociedad neoliberal. En cambio, tampoco han muerto el arte, los museos, el cine, las bibliotecas, entonces nos está hablando de la posibilidad de un rediseño de las estructuras políticas que permita retomar el papel de la cultura en la sociedad.

5.5. El Conaculta y, ahora, la Secretaría de Cultura nacieron en regímenes neoliberales. ¿Han implementado una política cultural de “derecha”? ¿Existe tal cosa como una política cultural de “izquierda”? ¿Cuáles serían sus características?

Pensar que los sistemas culturales se han implementado bajo las estrictas marcas del neoliberalismo, es desconocer que los seres humanos-profesionales y ejecutantes de estas políticas provienen de distintas culturas políticas, económicas e ideológicas. No nos sirven estas aseveraciones contundentes por lo que tampoco me adentraré en esta respuesta. Sólo quiero apuntar un ejemplo importante en relación a las condiciones laborales en el Conaculta y el INBA. Durante el sexenio que dirigió Sari Bermúdez, se estableció el sistema de contrataciones internas conocida como 33901 que, al menos, le permitía al trabajador tener una antigüedad en el sector cultural público y cotizar en el sistema de seguro social. El gobierno actual ha ido desapareciendo estas contrataciones hasta convertirlas en casi nulas y no han sido substituidas por plazas con derechos laborales, sino que han pasado hacia la infamia de las contrataciones por honorarios externos. Entonces, garantizan mejores condiciones los gobiernos neoliberales más abiertos? O aquellos populistas son aún más dañinos para nuestro sistema laboral?

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

El papel del estado ya es suficientemente regulador, incluso rayantes en niveles de censuras. Se necesita negociar independencia pero con responsabilidad.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Pienso deberíamos apostar al análisis de modelos que aparecen y desaparecen con cada sexenio y según las preferencias de los políticos en turno. Por ejemplo, durante el sexenio del presidente Vicente Fox, y bajo la gestión de su canciller Jorge Castañeda, se gestaron una red de Centros Culturales, básicamente en occidente, cuyas principales apuestas era mantener una presencia constante de las construcciones culturales del país con esos otros centros. No digo fueron absolutamente exitosos, en cambio, no valdría la pena analizar ese modelo? -Cómo logró el ex-canciller Castañeda recursos para establecer una red tan ambiciosa de institutos culturales en distintas ciudades de Europa y Estados Unidos? - De alguna manera, este modelo buscaba enfrentarse a la gran construcción decimonónica de Espledores..., qué podría aprenderse de esa propuesta? -Por qué la Secretaría de Relaciones Exteriores de México dejó de formar parte del proyecto de la Bienal de Venecia? Digo, sabemos el porqué, pero no porque decidió que fuese definitivo -Por qué la iniciativa privada se retiró de esa misma iniciativa? Qué consecuencias tuvieron los agentes que no respetaron la decisión colegiada de un jurado? Cómo ha influenciado esto en la vaguedad con que hoy es asumido el proyecto Venecia? -Qué mecanismos se pueden implementar para exigir reglamentaciones en dicho concurso, por ejemplo? -Qué se puede rescatar del modelo antes mencionado del ex-canciller Castañeda? -Por qué continuar ejecutando los grandes presupuestos nacionales en la exportación de un modelo cultural absolutamente caduco? Mismos artistas, mismas lecturas de la modernidad mexicana, etc.