Fernando Martín Velazco

Estultonauta

Ciudad de México

Literatura

Fernando Martín Velazco es escritor, investigador y explorador interdisciplinario. Además de su trabajo de divulgación en El Colegio Nacional (colnal.mx), ha colaborado en varias publicaciones electrónicas y es capitán del Instituto Stultifera Navis (stultiferanavis.institute), organización dedicada a la investigación artística, científica y humanística en situación o imitación de mar.

1. Balance del Conaculta

1.1. Tras 27 años de existencia, ha muerto, al menos jurídicamente, el Conaculta. ¿Cómo describirías su desempeño durante esos años?

Fue un parche para las responsabilidades en asuntos culturales asignadas originalmente a la Secretaría de Educación Pública y la justificación para que esta se desentendiera de las mismas.

1.2. Si las hay, ¿cuál fue la mayor virtud del Conaculta?

Su centralismo. Le ayudó a negociar presupuestos para la cultura y promover proyectos culturales muy importantes.

1.3. ¿Cuál fue, a tu juicio, el mayor defecto del Conaculta?

Su centralismo. Los proyectos se volvieron dependientes de la voluntad de pocos funcionarios y beneficiaron a zonas reducidas del país.

1.4. ¿Cuál fue, en tu opinión, el momento más desafortunado del Conaculta?

La aprobación de los proyectos de remodelación de la Cineteca Nacional, la Ciudad de los Libros y los Estudios Churrubusco.

1.5. Si el Conaculta no hubiera existido, ¿la cultura mexicana sería hoy más pobre?

No

¿Por qué?

No se pueden hacer juicios valorativos sobre "la cultura". Sabemos simplemente que sería distinta.

1.6. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Víctor Flores Olea?

5

1.7. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sari Bermúdez?

3

1.8. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Sergio Vela?

5

1.9. Del 1 al 10, ¿cómo calificas la gestión de Consuelo Sáizar?

1

1.10. De 1 al 10, ¿cómo calificas la (doble) gestión de Rafael Tovar y de Teresa?

3
 

2. Fondo Nacional para la Cultura y las Artes

2.1. ¿Has obtenido algún apoyo o beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes?

No

2.2. ¿El Sístema Nacional de Creadores de Arte es un programa eficaz?

No sé

¿Por qué?

Sus objetivos son absolutamente ambiguos, por tanto es posible evaluar su eficacia en función de los mismos.

2.3. A pesar de los mecanismos para que sean los creadores quienes elijan a los beneficiarios de las becas, ¿estos estímulos se distribuyen asimétricamente en el campo cultural? ¿Algunos grupos o creadores o regiones son privilegiados por encima de otros?

2.4. A tu juicio, ¿este sistema de estímulos gubernamentales genera –voluntaria o involuntariamente– instancias de censura o autocensura?

¿Por qué?

Incentiva a que los creadores propongan proyectos que creen es más posible que sean favorecidos con apoyos. Establece un esquema de necesaria justificación de la práctica artística.

2.5. ¿Deberían el Fonca y sus programas de becas y apoyos permanecer intactos –o, aún más, fortalecidos– en la nueva Secretaría de Cultura?

No

¿Por qué?

Debería atenderse a fondo el verdadero problema al que supuestamente están destinados a atender estos programas: la pauperización del trabajo artístico, la falta de centros de trabajo y la ausencia de protección social de los trabajadores artísticos.
 

3. Secretaría de Cultura

3.1. ¿La nueva Secretaría de Cultura supone realmente un avance en términos institucionales, legales, enunciativos, respecto al Conaculta?

No

¿Por qué?

Simplemente se le transfieren las responsabilidades que anteriormente pertenecían a la Secretaría de Educación Pública. El planteamiento es prácticamente el mismo, acaso le facilita gestiones presupuestales.

3.2. Aún no existe una Ley General de Cultura que rija y guíe el funcionamiento de la nueva Secretaría. ¿De qué modo debería participar la comunidad de creadores en la definición de la Ley General de Cultura?

Pidiendo la inclusión de un apartado relativo a sus derechos laborales: un pago digno por su trabajo (no una beca), a contar con seguridad social, la creación de bolsas de trabajo estatales y la creación de la figura de sociedad cultural (S.C.), que cuente con un marco legal y fiscal distinto al de las empresas privadas y las asociaciones civiles, más apropiado a las actividades de la industria cultural.

3.3. En tu opinión, ¿puede la Secretaría de Cultura desempeñar una función “positiva” con los recursos que se le asignan y al interior de un gobierno como el de Enrique Peña Nieto?

No sé

¿Por qué?

No creo que la labor de una secretaría de Estado sea desempañar una función "positiva", sino implementar una política de Estado.

3.4. ¿Cuáles deberían ser, a tu juicio, las tres tareas principales de esta Secretaría?

A. Administrar y regular las industrias culturales del país.
B. Preservar el patrimonio cultural de México.
C. Garantizar las condiciones de producción de la actividad artística.

3.5. ¿Debería instrumentarse, desde la Secretaría de Cultura, una política cultural nacional, o convendría redistribuir los recursos y fomentar instituciones y políticas culturales regionales?

No veo contradicción alguna entre ambas premisas. Más bien habría que analizar de qué manera una política nacional fomentaría la producción regional.

3.6. En tu opinión, ¿los recursos que solía disponer el Conaculta y que ahora dispone la Secretaría de Cultura se han distribuido de manera apropiada?

No

¿En qué ámbitos debería ponerse mayor atención?

En la generación de una industria cultural nacional que, independientemente si cuenta con financiamiento estatal o privado, genere plusvalía y garantice los ciclos de producción y consumo.

3.7. ¿Es pertinente y transparente el manejo de los recursos “etiquetados” que hace la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados?

No

¿Por qué?

Existen constantes denuncias de desvío de recursos y corrupción, además que politiza la asignación de gastos dedicados a proyectos culturales.

3.8. ¿Qué consecuencias supondrá la separación del binomio, largamente inamovible, educación-cultura?

Dicha separación tiene como mínimo dos décadas (analíticamente se puede ampliar hasta cinco). Las consecuencias son visibles hoy en día: la desaparición del contenido cultural de los programas educativos y la casi desaparición de las industrias culturales nacionales. Esta modificación facilitará la gestión administrativa de los recursos otorgados a creadores, el sector corporativo de los trabajadores de la cultura y proyectos específicos decididos por funcionarios de alto rango.

3.9. ¿De qué modo deberían colaborar la iniciativa privada y la Secretaría de Cultura?

La cultura es un sector productivo y como tal, debe ser regulado y contar con estímulos fiscales. Es claro que si en un sector del mercado, individuos y pequeñas sociedades tienen posibilidad de hallar una cuota de mercado significativa frente al mercado global, es en la producción artística y cultural.

3.10. La prioridad de la administración de Tovar y de Teresa parecería ser la llamada agenda digital. ¿Consideras que hay temas que deberían gozar de mayor atención? De ser así, enuméralos a continuación.

A. Preservación de acervos y patrimonio arquitectónico del siglo XX.
B. Preservación y fomento de culturas indígenas.
C. Transparencia y rendición de cuentas.
 

4. Legislación

4.1. ¿Qué aspectos sería deseable que recogiera la Ley General de Cultura? De ser posible, enumera tres que consideres prioritarios.

A. Derechos laborales para creadores artísticos.
B. Creación de la categoría de Sociedad cultural y normativa para la misma.
C. Bono cultural.

4.2. ¿Crees que las bases de esta ley deberían ser objeto de una consulta nacional?

No

4.3. ¿Te parece que la nueva legislación alterará la estabilidad laboral que tienen hasta el momento los trabajadores sindicalizados del sector?

No

4.5. ¿Consideras que la ley debe ofrecer mejores condiciones para los trabajadores no sindicalizados, es decir, para todos los que realizan tareas dentro de las instituciones bajo el llamado Capítulo 3000 (de “servicios generales”)?

No

¿Y en qué deberían traducirse esas mejoras?

Debe de haber mayor flexibilidad de rotación de puestos en los trabajadores de base, para que las nuevas contrataciones cuenten con garantías laborales y favorecer la cohesión organizacional entre cuadros antiguos y nuevos. La actual división entre trabaj
 

5. Generales

5.1. ¿En qué medida y bajo qué parámetros la cultura puede ser utilizada para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿En verdad la cultura puede regenerar el “tejido social”, como se repite insistentemente?

La cultura no es un bien utilitario ni una herramienta de transformación social. Son una serie de relatos, símbolos y prácticas relacionados a un grupo social. En ese sentido no puede ser "usada" para algún fin; existe más allá y a pesar del Estado.

5.2. El acceso a la cultura está reconocido como un derecho humano. ¿Qué debería hacer el Estado mexicano para que esto se cumpla? ¿Cómo hacer llegar la cultura a la mayor cantidad posible de mexicanos? Pero ¿acaso la cultura debe ser “llevada” a los ciudadanos?

El derecho a la cultura más que una concesión del Estado debe garantizarse como una libertad. Es el derecho a tener una lengua y prácticas específicas y poderlas usar plenamente, sin restricciones. No es algo que "se hace llegar", sino que se facilita en su pleno ejercicio.

5.3. ¿Debería conducirse la gestión cultural de acuerdo con una lógica empresarial? ¿O debería mantenerse el ámbito de la cultura a salvo de los índices de productividad y demás marcadores económicos?

Son dos cosas distintas y ambas son muy importantes. Una cosa es la preservación y promoción del patrimonio cultural, que es un bien invaluable y que no debe medirse por indicadores económicos. Por otra parte está la generación de una industria cultural, sea esta estatal o privada, que cuente con un ciclo de consumo suficiente para permitir a los trabajadores del arte y la cultura vivir de ello.

5.4. De acuerdo con la encuesta de consumo cultural, en 2015 el 91% de los mexicanos no asistió a un solo evento cultural creado por un artista mexicano; el 86% no ha pisado jamás un museo, y el 62% nunca ha entrado a un espacio cultural –una casa de cultura, una biblioteca, un teatro. ¿De qué modo democratizar el acceso a la cultura?

Que parte importante de la población no asista a dichos espacios no implica que no tengan acceso a la cultura, significa el fracaso de esas instituciones. Esa población tiene prácticas culturales alejadas de esas instituciones y que quizá no serían avaladas como tales por las mismas, pero que constituyen un universo simbólico dentro de la comunidad en que se desenvuelven. Nadie tiene la potestad de la cultura y, en ese sentido no es un bien que se pueda distribuir. Puede haber una cultura más o menos democrática, pero eso es distinto.

5.5. El Conaculta y, ahora, la Secretaría de Cultura nacieron en regímenes neoliberales. ¿Han implementado una política cultural de “derecha”? ¿Existe tal cosa como una política cultural de “izquierda”? ¿Cuáles serían sus características?

Han implementado una política paternalista con los creadores y pasmosamente ineficiente para la preservación. Independientemente de si está en manos de capitales estatales o privados es necesaria una industria cultural que permita a los creadores vivir de su trabajo y contar con un fondo de ahorro. En lugar de eso el sistema de apoyos favorece la creación de productos que consumen unos pocos y no permite a los artistas vivir de su obra.

5.6. ¿Consideras que el papel del Estado frente a las industrias culturales debe ser más activo, en tanto que se regule con más claridad su participación en la vida pública frente a los medios tradicionales del arte?

Sí. En el actual contexto sería benéfica la existencia de empresas paraestatales y cooperativas que permitan revalorizar el trabajo creativo y dignificar la profesión artística. A su vez, favorecer desde una política de Estado el consumo de la producción artística mexicana.
 

6. Opcionales

6.1. Si te interesa desarrollar un tema relacionado con la política cultural no contemplado en este cuestionario, hazlo aquí.

Hay una enorme cantidad de acervos del siglo XX en riesgo. Es necesaria una política de preservación y financiamiento de los acervos históricos, ya sea con inversión estatal o estímulos fiscales para organismos privados.

6.2. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a tu disciplina artística, hazlo aquí.

Es necesario un marco legal y fiscal específico para actividades culturales y de creación artística, por eso considero necesaria la creación de la figura de Sociedades culturales.

6.3. Si te interesa desarrollar un tema de política cultural vinculado particularmente a la localidad en que vives o trabajas, hazlo aquí.

La centralización de la inversión cultural en México es vergonzosa. Genera una sobre oferta en la Ciudad de México y nula oferta en amplios territorios del país.